Un jubilado cibernético vende su ordenador