Melchor Miralles, espiado por un hacker