‘Cabeza de cerdo’, el mayor traficante de mujeres del mundo campaba a sus anchas en Madrid