Los niños de Kobane juegan entre escombros, cadáveres y morteros