'Infiltrados': la verdad a pie de campo