Carrie tiene la oportunidad perfecta para vengarse del Sargento Brody