Saúl, preso en la casa de Haqqani