No podían salvar la vida de Sandy Bachman