Verdades y mentiras en el primer interrogatorio