La misión más urgente de David: pasar un día entero con su hijo