La felicidad de Álvaro se trunca con la muerte de Víctor, su mentor y compañero