Álvaro y otros policías viven un tenso enfrentamiento: “¿¡Me vais a pegar o qué!?”