Recuperar su móvil, una misión imposible para Yedra con gritos, empujones y un mordisco