La terrible confesión de la madre: “Los brotes violentos de Sheila empezaron cuando murió su novio”