Sabina, en plena calle y con una chirigota