Paqui nunca ha contado a sus hijas la gravedad de su enfermedad