Santi pierde los nervios cuando cree que le han quitado el perro