La reunión familiar abre la caja de Pandora: "¿Por qué te tengo que pegar yo a ti?"