Yedra la emprende a golpes, insultos y gestos soeces con su madrastra: "¡Aprovechada!"