Daniel, arrastrado por los suelos y rodeado de lobos