Trump entra por la puerta ‘glande’ en el mundo del arte