Jessica Bueno, con cuernazos y de maléfica, tras la boda de Kiko Rivera