Pollo a la Cantora y 14 minutos sin hablar, el desayuno de Kiko e Irene