La receta de Raquel Sastre: una pizca de humor negro con un toque de mala leche