Simba y Nala salvaron la vida a sus dueños cuando su casa comenzó a arder