Alberto, el bróker que dejó su trabajo para inventar una “nueva forma de hacer caca”