El timbre de Tito: Vane no aguanta más ese sonido tan "machacón"