El ‘contrato de fidelidad’ de Vane y Christian