El ‘Gym Tony’, convertido en un casino