Maxi, un hombre de ley