Tito y Perico, dos hombres y un destino