Héctor, y los efectos secundarios de unas pastillas de dudosa procedencia