Eduardo quiere bautizar a su ‘patatita’ sin decirle nada a Raquel