Adiós al ‘ñaka-ñaka’ furtivo de Secun, Maxi se vuelve a Uruguay