Héctor, Vanessa, Miranda… ¿serán capaces de pasar 48 horas sin caer en sus vicios?