Vane y Christian buscan su espacio