Desde que Juanito está tomando unas pastillas, está como una moto