Loli, la madre adoptiva de unos polluelos