El 'after-güor' de Evaristo, en obras