Como buen político, Cristóbal es un maestro del provecho