Cristóbal devuelve a Mr. Coecho a su antiguo dueño y le sustituye por Urgandarín