Velasco, después de un desmayo, decide dejar su legado a su manera