El 'Gym Tony' acaba sucumbiendo a las nuevas tecnologías