Cristóbal, el candidato a la Moncloa que debería salir del armario