Un socorrista vago, una recepcionista gótica y una vecina bizca y enojada, en 'Gym Tony'