Desde que Raquel y Edu son papás, han perdido la forma física… y los amigos