Tito, ¿el hombre de la décima?