Julio y Velasco, una extraña pareja