Maxi, un hombre compartido