Trabuco encuentra su auténtica vocación: ser el mayordomo de Chencho